El papel del carsharing en la movilidad del futuro

Nov 25, 20214 minutos

Elena González Teijón

Head of Marketing & Communications

Carsharing BotOn

Cada vez está más claro que tanto los vehículos autónomos como los eléctricos, la conectividad y el vehículo compartido, marcarán el futuro de la movilidad.  Y en plena revolución tecnológica en el sector de la automoción, se abre el debate sobre si en el futuro se van a necesitar tantos coches. 

UN SERVICIO BASADO EN LAS NECESIDADES REALES DEL CONSUMIDOR

Las complicaciones generadas por la propiedad de un vehículo no encajan en el modelo de vida actual, y los jóvenes cada vez tienen menos interés por poseer un vehículo. El car sharing permite alquilar un coche de forma flexible y rápida, en pocos clics de una app en tu Smartphone. 

Y no es de extrañar que cada vez menos gente joven adquiera un coche. Si del total de 24 horas del día utilizamos el vehículo 2 horas, casi un 92% del tiempo éste está parado. Y durante este tiempo, genera gastos de todo tipo. Al precio de compra, debemos sumarle los gastos durante su uso (combustible, aparcamiento, impuestos, seguro, taller…), que pueden ascender a varios miles de euros al año.

Carsharing BotOn

Cada vez son más los jóvenes que se mueven mediante modelos de subscripción y no adquieren un vehículo

APORTA BENEFICIOS AL USUARIO Y A LA SOCIEDAD

¿Por qué no pagar por el coche únicamente cuando lo necesitas? Los servicios basados en el uso compartido basan su pago en el tiempo de uso o kilómetros recorridos, por lo que resulta más barato contratar un uso temporal que mantener un vehículo.

Y los beneficios no se limitan a esta perspectiva, también nos proporciona:

COMODIDAD

El mantenimiento del vehículo no sólo conlleva un coste elevado, también debemos tener en cuenta el tiempo invertido en realizar todas las gestiones asociadas al mismo. Las empresas que ofertan vehículos de carsharing se encargan directamente de todos estos procesos, por lo que el usuario sólo debe preocuparse de reservar su vehículo y aparcarlo al finalizar el trayecto.

SOSTENIBILIDAD

La movilidad sostenible es sin duda uno de los grandes retos de la sociedad. El carsharing sostenible (o con etiqueta cero emisiones), permite evitar la emisión de 1,6 toneladas de dióxido de carbono al año, según un estudio de Zero Empty Seats. Por otro lado, desalojan espacios de la vía pública, al estar continuamente moviéndose.

LOS RETOS A CORTO PLAZO

Pero pese a sus numerosas ventajas, la llegada del COVID-19 puso en jaque al carsharing, manifestando la necesidad de innovación, tecnología y apoyo público para garantizar su viabilidad. 

El corto y medio plazo será fundamental para sentar las bases del futuro, poniendo el foco en producto y optimizando la experiencia del usuario y la oferta de servicios. 

La capilaridad y la eficiencia de las operaciones, también serán básicas para incrementar el ratio de adopción de usuarios, permitiendo ampliar el ratio de uso. Un ejemplo de la importancia de la localización para el desarrollo de este negocio, es la ubicación estratégica de los vehículos con el objetivo de que éstos sean fácilmente accesibles para el usuario. El uso de tecnología que emplee big data para identificar la localización y patrones de tránsito de su tarjet o zonas de concentración, determinará el éxito de cada proveedor de car-sharing.

PERSPECTIVAS DEL FUTURO

En el futuro, el transporte combinará la aplicación de tecnologías en el vehículo, uniéndolo al uso de combustibles más eficientes, y entregándolo al usuario a través de nuevos modelos de uso. Dentro de este ecosistema, el carsharing cubrirá un nicho concreto, dejando su espacio al vehículo privado y al transporte público.

Pero la utilidad de las nuevas tecnologías asociadas a la movilidad conectada no tienen su foco únicamente en el usuario final. Las empresas que sepan aprovecharlas para optimizar su negocio, conseguirán una ventaja competitiva necesaria para desenvolverse en un ecosistema del que cada vez forman parte más agentes. 

Gestión de flotas con BotOn

El uso de plataformas de movilidad conectada es fundamental para optimizar la gestión

Poder localizar los vehículos de su flota en tiempo real, analizar los viajes realizados o las zonas de uso comunes, y localizar puntos de carga y parkings, son algunos de los ejemplos que pueden marcar la diferencia en la gestión de cada flota.

Por otro lado, el uso privado del vehículo continuará siendo necesario, principalmente fuera de las grandes ciudades, donde la capilaridad del servicio no es la óptima y no otorga la libertad necesaria al conductor.

Sin embargo, el peso de cada modelo de consumo en el mix cambiará. Los fabricantes de automóviles coinciden en la creciente tendencia hacia la movilidad compartida. El siglo XX fue el de los coches en propiedad, el de la compra de un vehículo como objetivo vital y sinónimo de éxito. ¿Será el siglo XXI el del uso bajo demanda? Lo que sí sabemos, es que en el futuro, la movilidad será conectada, o no será.