Cómo elegir los vehículos de tu flota corporativa

Mar 16, 20226 minutos

Elena González Teijón

Head of Marketing & Communications

Comprar coche

Elegir qué vehículo es el mejor según tus necesidades no es fácil. La oferta en el mercado es infinita, y muchos de ellos servirán para lo que necesitas. ¿Pero es la elección más eficiente?  

Cuando llega el momento de elegir los vehículos que compondrán tu flota corporativa, es necesario tener en cuenta una serie de factores para garantizar que ésta cubrirá las necesidades de tu compañía.

De la elección depende uno de los mayores desembolsos asociados a tu actividad, por lo que es fundamental para el gestor de flota garantizar que ésta se va a ajustar al máximo a tu modelo de negocio, y que los costes operativos serán los imprescindibles para asegurar su funcionamiento.

Vamos por pasos

Para sacarle el máximo partido a tu flota corporativa, a la hora de elegirla deberás asegurarte de que cubres los siguientes pasos.

1. Analiza tus necesidades

¿Cuál es tu actividad empresarial? ¿Cuántas personas van a manejar tus vehículos? ¿Tus trayectos son urbanos o de larga distancia? ¿Necesitas entrar en zonas de bajas emisiones? ¿Cuántos kilómetros recorres al día? ¿Necesitas un único tipo de vehículos o necesitas una flota multimodal? ¿Cuáles son tus necesidades de carga? ¿Deben rotularse? ¿Van a requerir alguna modificación?

Estos son ejemplos de las preguntas que debes hacerte para garantizar que eliges correctamente tus vehículos.

Si por el contrario, tu objetivo es renovar tus vehículos, seguramente cuentes con un sistema de gestión de flotas que te permitirá analizar estos factores y comprender cómo funciona tu movilidad. (Y si no es así…¿a qué esperas para digitalizar tu flota?).

En todo caso, tu objetivo en esta fase es hacer un informe exhaustivo de la actividad que debes cubrir. Así, establecerás si necesitas turismos, vehículos comerciales, motocicletas, V.E., etc.

Analiza tus necesidades

3. Haz una selección previa

Con los aspectos anteriores claros, ya estás capacitad@ para hacer una selección de vehículos. Pero para ello, no olvides tener en cuenta una serie de factores a la hora de incluir modelos en tu lista:

Eficiencia

Elegir un combustible es un factor fundamental para formar una flota eficiente. Vuelve al análisis que has hecho inicialmente, y haz tu elección teniendo en cuenta en qué entornos se mueve el vehículo y cuántos kilómetros recorre en su actividad habitual. Diésel, gasolina, GLP, GNC, híbrido, híbrido enchufable o eléctrico puro.

Ten claros las ventajas e inconvenientes de cada combustible antes de hacer tu elección, y recuerda que no toda la flota tiene por qué contar con el mismo, puedes encontrar el mix que mejor se adapte a tus necesidades.

Además del combustible, observa aspectos como consumos, directamente relacionados con los costes en los que incurrirá en el futuro.

Tamaño

Más allá de si necesitas turismos o vehículos comerciales, deberás tener claras las medidas del mismo para que cumplan los requisitos de tu actividad. ¿Únicamente se va a dedicar al traslado de personas, o necesitas mover material? ¿Dicho material tiene características peculiares? ¿Necesitas un maletero amplio, o con uno compacto es suficiente? ¿Dónde van a aparcar? ¿Qué numero de plazas hábiles necesitas?

Revisa también la altura y los espacios de la zona de carga, para asegurar que en el futuro no supongan problemas.

Apariencia

Puede parecer un aspecto banal, pero si el branding es un aspecto importante para tu compañía, deberás tenerlo en cuenta a la hora de elegir tu flota corporativa. ¿Deseas que tus vehículos se identifiquen en la calle, o prefieres que sean anónimos? ¿Vas a emplearlos para transmitir información y necesitas un espacio amplio de rotulado?

Quizá también quieras seleccionar un color representativo. Ten en cuenta estos puntos antes de cerrar la composición de la flota.

Flota vehículos comerciales

4. Prueba los vehículos

En ocasiones caemos en el error de trabajar únicamente desde la oficina. Sal a la calle y haz una prueba de conducción. Ponte en la piel de quienes van a conducir estos vehículos en el día a día (si puede ser junto a ellos, mejor, ya que te darán una visión mucho más precisa sobre su utilidad).

Cuando estés probando los vehículos no sólo debes evaluar su eficiencia, también aspectos relacionados con la seguridad del empleado y su entorno. ¿El vehículo es ergonómico? ¿Tiene los atributos de seguridad primaria, secundaria y pasiva necesarios?

Conducir furgoneta

Elegir correctamente los vehículos es fundamental a la hora de contar con una movilidad eficiente, y de esta elección dependerán los costes asociados a la actividad que podrá alcanzar la compañía, e incluso la satisfacción de tus clientes. Por lo tanto, no deberá tomarse a la ligera.

Para tomar la decisión más eficiente, es fundamental conocer las características de tu movilidad corporativa. Tanto tus necesidades como tu forma de moverte evolucionan constantemente, por lo que cada vez es más necesario contar con software de localización y gestión de flotas que ayude al responsable de movilidad a aprender a hacer más eficiente la flota no sólo en el momento de su adquisición, sino en el día a día, además de ayudarle a controlar la localización de los vehículos.